Gastos generales deducibles en el impuesto de sociedades español

0
87

Impuesto de sociedades español

El impuesto de sociedades es un impuesto sobre la renta. Si una empresa obtiene beneficios, tiene que pagar impuestos, pero si no los obtiene, no tiene que pagar impuestos.

El tipo del impuesto de sociedades es un 25% fijo. En base imponible es la renta neta de la empresa, es decir, los ingresos brutos menos los gastos deducibles. Por ejemplo, una empresa con unos ingresos brutos de 100.000 euros al año y unos gastos deducibles de 70.000 euros tendría unos ingresos netos de 30.000 euros. Entonces tendría que pagar 7.500 euros de impuestos.

Es importante señalar que no todos los gastos son deducibles.

Artículo relacionado: El impuesto de sociedades en España explicado

Condiciones generales para la deducción de gastos

-Los gastos deben estar relacionados con el ámbito de actividad de la empresa.

-Se requieren facturas como prueba.

-La contabilidad de la empresa debe registrar este gasto.

-Los gastos deben registrarse en el ejercicio en que se producen.

¿Qué gastos son deducibles?

Por defecto, los gastos son deducibles siempre que cumplan las condiciones anteriores y no estén expresamente excluidos por la ley. Las partidas deducibles más comunes son:

-Gastos relacionados con el negocio en general.

-Compras a proveedores, productos, servicios, etc.

-Gastos relacionados con vehículos facilitados a empleados o representantes legales, incluido el desgaste del propio vehículo, seguros, alquileres, reparaciones, etc.

La empresa también puede deducir los gastos si el vehículo no se utiliza exclusivamente para fines laborales, sino que se permite su uso personal. Sólo que la ley considera esta situación como un beneficio concedido por la empresa al trabajador o representante legal, por el que el trabajador está sujeto a impuesto sobre la renta de las personas físicas.

La cuestión de si un vehículo se utiliza con fines privados es controvertida en la práctica. Por ejemplo, las ambulancias, las cabinas, los camiones, los tractores y otros vehículos con fines especiales no son objeto de controversia. Por el contrario, si se trata de un vehículo ordinario, no es fácil de definir, y es aún más difícil de probar.

-Salarios, primas y seguridad social.

-Salario del representante legal.

-Alquiler de oficinas.

-Gastos de catering por invitar a clientes a hablar con proveedores. Se puede deducir hasta el 1% del importe empresarial.

-Viajes, comidas, alojamiento, transporte y otros gastos del personal.

¿Qué gastos no son deducibles?

Algunos gastos comunes no deducibles son:

-Multas y recargos por morosidad. Por ejemplo, una empresa con unos ingresos brutos de 100 euros, una compra de 60 euros y una multa de 30 euros por una infracción administrativa. Dado que la multa no es deducible, la base imponible es de 100€ – 60€ = 40€.

-Distribuciones a los socios. Por ejemplo, si la empresa tiene unos ingresos brutos de 100 euros, unos gastos generales de compra de 60 euros y un dividendo de 30 euros a los accionistas. Como los dividendos no son deducibles, la base imponible es 100€ – 60€ = 40€.

-El importe de la pérdida por apuestas. Supongamos que la empresa tiene unos ingresos brutos de 100 euros, unos gastos de 60 euros y una pérdida de 30 euros debida a las apuestas. Dado que las pérdidas por apuestas no son deducibles, la base imponible es de 100 euros – 60 euros = 40 euros.

-Gastos generales ilegales. Por ejemplo, la empresa tiene unos ingresos brutos de 100 euros, unos gastos de 60 euros por la compra de bienes y de 30 euros por sobornos. Dado que los gastos por sobornos no son deducibles, la base imponible es de 100 euros – 60 euros = 40 euros.

-Donaciones. Supongamos que la empresa tiene unos ingresos brutos de 100€, unos gastos de 60€ y los sobornos cuestan 30€.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí