Impuestos que deben pagar las empresas españolas

0
87

Abrir una empresa en España

La legislación española establece que cualquier persona que se dedique a actividades empresariales puede hacerlo como un individual o en nombre de una empresa.

La Ley de Sociedades Anónimas española contempla muchos tipos de sociedades, siendo las más comunes las sociedades de responsabilidad limitada (SL) o las sociedades anónimas (SA). Hoy explicaremos las impuestos comunes que paga una empresa en España.

Artículo relacionado: ¿Cómo crear una empresa en España?

Impuesto de sociedades

El impuesto de sociedades es un impuesto sobre la renta. En pocas palabras, la base imponible del impuesto de sociedades son los ingresos netos de la empresa, es decir, los ingresos brutos menos los gastos deducibles. El tipo impositivo es un 25% fijo, independientemente de la cuantía de los ingresos.

Nota: Para fomentar el espíritu empresarial, se aplica un tipo impositivo de sólo el 15% a las empresas de nueva creación durante los dos primeros años en que tengan un negocio rentable.

Por ejemplo, una empresa con unos ingresos brutos de 100.000 euros al año, con unos gastos de 70.000 euros y unos ingresos netos de 30.000 euros. Entonces hay un impuesto de 7.500 euros.

Las declaraciones del impuesto de sociedades deben presentarse 3 veces al año para el impuesto trimestral y 1 vez para el impuesto anual, lo que hace un total de 4 veces.

Se presentan tres declaraciones trimestrales en abril, octubre y los primeros 20 días de diciembre de cada año.

En julio del año siguiente, tendrá que presentar una declaración anual de impuestos por la totalidad de los ingresos del año anterior. Por ejemplo, para el año 2022, la declaración anual deberá presentarse antes del 25 de julio de 2023.

Artículo relacionado: Impuesto sobre Sociedades: declaración anticipada (Modelo 202)

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El IVA se paga tanto en la compra de bienes como en la de servicios. Cuando un consumidor compra bienes y servicios a una empresa, paga el IVA al vendedor. El IVA que la empresa recauda del consumidor se envía a la Agencia Tributaria.

En términos generales, el IVA está incluido en el precio del producto o servicio que el consumidor paga a la empresa. La ley exige que la empresa abone el IVA cobrado al consumidor a la Agencia Tributaria. Las declaraciones del IVA se presentan trimestralmente.

Por este motivo surge la distinción entre pago del impuesto y devolución del impuesto:

-Pago de impuestos: Si la empresa recibe más IVA del consumidor que el IVA pagado al proveedor, debe abonar la diferencia a la Agencia Tributaria.

-Devolución: Si el IVA recibido del consumidor es inferior al IVA pagado al proveedor, la empresa puede solicitar a la Agencia Tributaria la devolución de la diferencia.

Artículo relacionado: Introducción al IVA en España

Retención fiscal sobre el alquiler

Si una empresa alquila una oficina o un local, debe declarar la retención fiscal sobre los alquileres cada 3 meses.

En términos sencillos, el arrendador recibe un alquiler cada mes, que tributa como renta (IRPF si el arrendador es una persona física). La ley, para evitar que los arrendadores oculten ingresos no declarados, obliga a los inquilinos a retener una parte del alquiler cuando lo pagan cada mes, y a pagar luego la cantidad retenida a la Agencia Tributaria.

Los tres últimos meses del año, enero, abril, julio y octubre, deben declararse como cantidades retenidas.

El tipo de retención es de 19%.

Retención fiscal sobre el salario de los asalariados

El tipo de retención fiscal sobre el salario de los trabajadores varía en función de la situación de cada empleado y de la cuantía del salario. El porcentaje de retención puede oscilar entre el 0% y el 47%.

La retención fiscal debe presentarse cada tres meses, en enero, abril, julio y octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí