Régimen jurídico de los avalistas de deudas en España

0
96

Disposiciones legales sobre avales en España

Las garantías de deudas son un fenómeno social común. En una relación de endeudamiento, si el prestamista está preocupado por la capacidad de reembolso del prestatario, es habitual pedir a un tercero que intervenga como avalista. En España, los avales suelen denominarse «aval «. El avalista se denomina «avalista» o «fiador».

El concepto de aval es que si el deudor no paga el dinero, el acreedor puede recuperarlo del avalista. El riesgo jurídico que debe asumir el fiador depende de la forma de la garantía. Hay varias formas de garantías, dependiendo de lo que las partes hayan estipulado en el contrato. Hay dos tipos principales de garantías:

Garantía ordinaria: en este caso, el acreedor debe presentar primero una cliam contra el deudor y solicitar la ejecución de sus bienes, y sólo si el deudor no tiene bienes para pagar la deuda, el acreedor puede cobrar del fiador.

Garantía solidaria: En esta forma de garantía, si el deudor no cumple con la deuda, el acreedor puede recuperar directamente del avalista. El avalista tiene que asumir más riesgos porque el acreedor puede reclamarle.

El avalista que pagó puede reclamar al deudor

Sí. Una vez que el avalista ha pagado al acreedor, puede dirigirse al deudor para recuperar la deuda. Desde un punto de vista jurídico, la deuda en sí pertenece al deudor, y el avalista tiene derecho a recuperar la cantidad que pagó por él.

Por supuesto, si el deudor está en quiebra en ese momento, las posibilidades de recuperar el dinero son muy escasas.

Derecho de defensa del avalista frente al acreedor

En caso de que el acreedor presente una reclamación contra el avalista, éste tiene los mismos derechos de defensa que el deudor y puede alegar motivos de denegación.

Ejemplo:

  1. Alquiler de vivienda. El inquilino (deudor) no paga el alquiler al arrendador (acreedor). El avalista puede negarse a pagar el alquiler alegando que los defectos del local lo hacen inhabitable o que el arrendador ha incumplido el contrato en primer lugar.
  2. Garantía de préstamo. El prestamista no paga a tiempo al banco y éste recurre al avalista para cobrar. El avalista puede alegar que existen cláusulas abusivas en el contrato de préstamo.

Limitaciones del importe de la garantía

Para reducir el riesgo, el avalista puede negociar un límite en el contrato, es decir, sólo garantizar una determinada cantidad como máximo, y no tener que soportar la parte que supere el límite.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí