¿Se puede despedir a una trabajadora embarazada?

0
81

Las trabajadoras no pueden ser despedidas durante el embarazo

Por regla general, la ley no permite despedir a las trabajadoras embarazadas. Una empleada que se queda embarazada durante su empleo tiene indudables repercusiones en la empresa. Por lo general, las mujeres en las primeras fases del embarazo pueden ir a trabajar con normalidad, pero si se acercan al periodo de parto, el rendimiento laboral disminuirá de forma natural y, en ocasiones, no podrán trabajar con normalidad.

El artículo 52 de la Ley del Trabajo española establece que el empresario no puede despedir a un trabajador a voluntad, sino que debe tener una razón objetiva. En España, ni siquiera los trabajadores ordinarios pueden ser despedidos a voluntad, por lo que puede imaginarse lo difícil que resulta para una empresa despedir a una mujer embarazada.

El despido de una de una trabajadora durante el embarazo se considera discriminación por razón de sexo por defectoy se considerará nula y voidincluso si el empresario alega razones objetivas (como la disminución de la actividad empresarial, la reorganización de la plantilla, etc.).

Un despido nulo significa que la relación laboral con el empresario no se ha extinguido y el trabajador tiene derecho a seguir percibiendo el salario.

Por supuesto, es legal despedir a una empleada embarazada por motivos discipinarios, como alcoholismo, retrasos frecuentes, insultos a los compañeros, delito, etc. La empresa soporta la carga de la prueba, lo que significa que si no consigue demostrar la culpabilidad de la empleada embarazada, el despido será nulo.

Las trabajadoras embarazadas no tienen derecho a percibir el salario íntegro durante su incapacidad laboral.

Según el artículo 161 de la Ley de Seguridad Social española, si una mujer embarazada no puede trabajar durante su embarazo (dependiendo de su estado físico y de su puesto de trabajo, se requiere un certificado médico), se considera en situación de incapacidad temporal, igual que si estuviera de baja por enfermedad. Durante el periodo de incapacidad temporal, la el empresario no está obligado a abonar la totalidad del salario.

Del primer al tercer día de incapacidad: El empresario no está obligado a pagar ningún salariosalvo que exista una reglamentación especial o un acuerdo previo entre el empresario y el trabajador.

-Del del cuarto al vigésimo día en que la trabajadora embarazada no puede trabajar: el empresario está obligado a pagar casi el 60% de el salario.

A partir del vigésimo primer día de incapacidad laboral de la trabajadora embarazada: el empresario no está está obligado a pagar el salario, y el organismo de seguridad social abonará la indemnización a la empleada (casi el 75% del salario). Sin embargo, a veces el empresario debe pagarla en nombre de la trabajadora y, posteriormente, arreglar las cuentas con el organismo de seguridad social (mutua en español).

Nota: Durante el periodo en que el trabajador no puede trabajar, el empresario debe seguir pagando las cotizaciones a la Seguridad Social.

Permiso de maternidad

La incapacidad durante el embarazo descrita anteriormente no es el mismo concepto que la baja por maternidad. La baja por maternidad es el periodo de tiempo tras el nacimiento de un hijo (aunque a veces la baja por maternidad puede comenzar antes del periodo del parto) durante el cual una mujer se toma un tiempo libre para quedarse en casa y cuidar de su hijo. Durante este periodo, la puede solicitar una prestación postnatal, que abona el Instituto de la Seguridad Social, sin que el empresario abone salario alguno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí