Solicitud de concurso de acreedores de una empresa en España

0
96

Quiebra de empresa

Si usted dirige una empresa que se encuentra en una mala situación financiera y no tiene forma de hacer frente a sus deudas según lo previsto, debe solicitar el concurso de acreedores. De acuerdo con la Ley Concursal española, si una empresa no puede hacer frente a sus deudas diarias o no espera poder hacerles frente en un futuro próximo, entonces debe solicitar ella misma el concurso de acreedores.

Si no se presenta debidamente el concurso de acreedores, los administradores pueden enfrentarse a responsabilidades por deudas.

¿Cómo se declara la quiebra?

La quiebra debe solicitarse ante el Juzgado de lo mercantil del domicilio de la empresa. El juzgado recibe la solicitud y decide si inicia el proceso de quiebra tras examinar los motivos de la solicitud. A continuación, el juez designa un síndico o administrador concursal para supervisar el procedimiento de quiebra. El administrador concursal desempeñará las funciones del representante legal de la empresa o supervisará las acciones del representante legal.

Tras una serie de procedimientos judiciales, la empresa puede intentar llegar a un acuerdo con el deudor para retrasar el pago o condonar parte de la deuda. Si no se llega a un acuerdo, el tribunal ordenará la liquidación de la empresa.

Liquidar significa hacer una lista de los activos de la empresa y sacarlos a subasta. El importe obtenido en la subasta se reembolsa a los acreedores. La fase de liquidación la lleva a cabo el administrador judicial.

Los accionistas de la empresa no son responsables si el importe obtenido tras la liquidación no puede pagar a todos los acreedores.

Según la Ley Concursal española, la solicitud de concurso debe hacerse a través de un abogado y un procurador. El representante legal de una empresa no puede presentar la solicitud por sí solo.

La quiebra debe solicitarse en el plazo de dos meses

La empresa debe declararse en quiebra por sí misma en el plazo de dos meses desde que es consciente de su situación financiera y sabe que no puede hacer frente a sus deudas. Si solicita la quiebra después de ese plazo, la persona jurídica de la empresa será considerada responsable.

Artículo relacionado: Quiebra de la empresa: responsabilidades del director general

¿Puede una empresa seguir funcionando durante la quiebra?

En caso de procedimiento judicial, la empresa puede optar por seguir operando o simplemente cesar sus actividades. Si hay esperanzas de que la empresa sobreviva a la crisis financiera y llegue a un acuerdo con los acreedores, entonces debe seguir operando. Si la empresa no quiere seguir operando, puede simplemente cerrar. En este caso, el tribunal ordenará directamente la liquidación de la empresa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí